FRATERNITAS ROSICRUCIANA ANTIQUA
www.fravenezuela.com
Revista Rosa-Cruz


Aula Madre "Luz y Razón"
Maestro Huiracocha
Maestra Yedosey
Revista Rosa Cruz
Trabajos Discipulares
Actividades Públicas
Contactos




 

 

Edición 4
   • Fuerzas Rúnicas
  Escrito por:
Beatriz Álvarez
.
  (
click para visualizar
artículo completo
)
La Voz del Maestro
Ciencia Rosa Cruz
.
  (
click para visualizar
artículo completo
)
El Poder del
nombre de Dios

  
Escrito por:
Kaled Yorde
.
 


Regresar a la sección Revista Rosa-Cruz
 

 






 

 


El Poder del nombre de Dios
   Escrito por: Kaled Yorde

Según la Cábala, el sagrado nombre de Dios se expresa de un modo distinto a nivel da cada séfira, sin que ellos signifique que el creador sea una decena de dioses. A nivel de cada uno de los séfirot (cualidades de la divinidad) que componen el Árbol de la Vida, a Dios se le conoce de diez modos distintos, siendo cada uno de ellos un manantial de poder sanador y mágico que la persona puede invocar a beneficio propio.

Así pues, el poder del nombre del Altísimo cuando es pronunciado e invocado apropiadamente y con devoción, se hace patente, produciendo determinados efectos benéficos en el operador.

Entremos en, los detalles de manera somera con las esperanza de que el estudiante pueda beneficiarse de ello, comenzando desde Malkút (el Reino) -la séfira más densa de todas-, hasta llegar a Meter, la Corona, la Creación.

En la décima séfira del Árbol de la Vida, es decir, Malkút, a Dios se le conoce como ADINAI MELEK (El Señor, Rey, Presencia Divina). Meditando en este nombre, nos conectamos con la madre celestial más cercana al mundo, la gran proveedora que gobierna y rige todas las criaturas, la que da vida y vienes de toda espacie por estar más cerca de todas las cosas creadas. Adonai Melek es la puerta para entrar en la presencia Divina.

 


A nivel de la novela séfira, es decir YESOD (El fundamento de todas las cosas), Dios se expresa como SHADDAI EL HAY, que significa Dios viviente, Dios todopoderosos, Dios vivo. Este poderosísimo nombre cuando lo invocamos devotamente, se constituye en fuente de vida eterna.

Concede misericordia a aquellos que tienen la intención de corregir sus errores y malos hábitos; a aquellos que tengan el propósito de enmienda en sus comportamientos. SHADDAI EL HAY sustenta a todas las criaturas y nos previene de la tribulación del mundo.

A nivel de la octava séfira, es decir, HOD (recordar que estamos haciendo un ejercicio mental de ascenso por el Árbol de la Vida), Dios se expresa como ELOHIM TZEBAOT, que significa Dios de los ejércitos celestiales, comandante supremo de las fuerzas celestiales. HOD es fuente de profecías, visiones, prodigios y milagros. Ese poderoso nombre da fortaleza para ganar las batallas del Señor; consuela a los afligidos, a los que sufren a los que están de duelo.

En la séptima séfira del Árbol, es decir, NETZAH (Victoria), el nombre de Dios es conocido como JEHOVA TZABAOT, el Señor de los Ejércitos celestiales y divinos. Este poderoso nombre revoca justicia y otorga favores a los culpables, dependiendo del grado de su arrepentimiento y propósito de enmienda sincera. JEHOVA TZEBAOT recibe las peticiones de los que piden por los niños.

 



Kaled Yorde

 


La sexta séfira TIFERET (Belleza interna, compasión), encarna el nombre divino de ELOAT VA DAAD, el apasionado, el Cristo interno. Los cabalistas explican que TIFERET es el nombre más grande y más santo. En la Toráh, encarna todos los nombres de Dios juntos; sustenta y enriquece todo lo que existe; protege al hombre de todo mal, da felicidad, fortaleza, alegría y vitalidad al invocante.

Por el sendero de ascensión e le Árbol de la Vida, la quinta séfira GEBURAH o DIN, en donde el nombre divino es ELOHIM GEBURAH, que significa Dios de la Justicia y el juicio. Invocar ese santo nombre atrae justicia y juicio verdadero. ELOHIM GEBURAH aniquila o sustenta, hiere o cura, sanciona o juzga toda injusticia y maldad.

La cuarta séfira es HESED o GEDULAH, en donde Dios se manifiesta con el nombre de EL. Esta palabra hebrea significa precisamente Dios de Amor y Misericordia, representando la trascendencia a la cual aspira toda persona que busca su despertar conciencial, también HESED atrae la misericordia absoluta, comprensión y perdón. Mitiga el castigo y el sufrimiento espiritual y salva hasta a los que no son merecedores cuando se le solicita auxilio e intersección.

La tercera séfira es BINAH, la Madre Cósmica y regente del discernimiento y del karma. A nivel de BINAH, Dios se expresa con el nombre de JEHOVA ELOHIM y tiene mucho que ver con la redención, el correcto discernimiento y la comprensión.

JOCHMAH, la Sabiduría, es la segunda séfira del Árbol de la Vida, el Padre Creador o “ABBA”, como le llamaba Jesús de Nazareth. Es conocida igualmente como YAH, la existencia eterna, y su nombre divino es LEHOVA (Tetragrámaton). Representa la existencia eterna del Creador. Ese nombre divino alude al plano de la misericordia, donde no existe ni la tristeza ni el dolor. Facilita al invocante el crecimiento interior, la redención, y el regreso al diseño divino original.

Y por último, KETER (La Corona), es donde Dios se expresa como EHYEH ASHER EHYEH (TO SOY EL QUE SOY), el nombre que el Creador mencionó a Moisés a través de la zarza ardiendo. Ese nombre divino atrae misericordia y compasión infinitas; llena al mundo de la presencia de Dios, de regocijo, armonía, fraternidad verdadera y paz.

 

 

www.fravenezuela.com

Concepto y diseño: Bachaco.com

M a r a c a i b o   -   V e n e z u e l a     /     2 0 0 5   (c)